Mediante el testamento abierto ante notario, el testador organiza su sucesión de acuerdo con su voluntad y, previo asesoramiento del notario, teniendo en cuenta las limitaciones legales, como las legítimas o la posibilidad de que el testador adopte disposiciones especiales como legados.

“El acto por el cual una persona dispone para después de su muerte de todos su bienes o parte de ellos se llama testamento” (Artículo 667 del Código Civil). El testamento abierto notarial es el que el testador manifiesta oralmente al notario y planifica, de acuerdo con las leyes, la transmisión de sus bienes a sus sucesores.

En la práctica, se hace testamento porque facilita la herencia y los acuerdos entre herederos; porque es más barato; para ampliar los derechos que la ley concede al cónyuge viudo; y para introducir, con el adecuado asesoramiento notarial, cláusulas especiales como nombramiento de tutor, reconocimiento de deudas, nombramiento de albacea y contador-partidor, normas para partir la herencia, atribución de legados sobre bienes concretos, etc.

¿Qué documentos hacen falta para otorgar testamento ante notario? Basta solo con el DNI original, no siendo necesario ningún otro documento.

 

La información contenida en esta página web es orientativa, de modo que las circunstancias del caso, el tipo de bienes, las condiciones personales o la fiscalidad aplicable aconsejan que se ponga en contacto con la notaría para que reciba un asesoramiento personalizado.